Características técnicas

Datos básicos
Marca
Riese & Müller
Modelo
Supercharger
Tipo de uso
Recreativo
Velocidad máxima
25.00 Km/h
Autonomia
200.00 Km
En detalle
Entrada baja
No
Plegable
No
Estructura
Aluminio
Peso
29.40 Kg
Manillar ajustable
Tipo de suspensión
Horquilla frontal
Candado y marca
Sí , ABUS
Iluminación
Batería
Muleta
Sí , Atrás
Motor
Marca
Bosch
Modelo
Performance Line CX (Gen4)
Posición
Motor central
Batería
Marca
Bosch
Modelo
Bosch PowerTube 625 Vertical, 36 V, 16,7 Ah/625Wh ( 2x )
Desmontable
Capacidad
1250 Wh
Alcance
200 Km
Cambio de marchas
Marca
Rohloff
Modelo
E14 electronic shifter
Numero de velocidades
14
Frenos
Marca
Magura
Modelo
MT4-MT5
Ruedas/neumáticos
Marca
Schwalbe
Modelo
Super Moto-X 62-584 Reflex

Evaluación del experto

La Riese & Müller Supercharger2 está pensada hasta el último detalle para brindar la máxima practicidad en nuestros desplazamientos, ya sean urbanos, extraurbanos o por pistas. La Supercharger2 condensa comodidad, durabilidad y una autonomía sorprendente. Una compañera infatigable para romper limitaciones y abrir nuevos horizontes.

Tomando como punto de partida que la bicicleta, de por sí, es un medio de transporte, Riese & Müller se ha propuesto con la Supercharger2 elevar al máximo esta afirmación. Y lo ha hecho potenciando las capacidades de este modelo, partiendo de su cuadro, unidad motriz y con la adopción de la DualBattery Technology.

Cuadro, geometría y concepto

Robusto y de aluminio, como en toda la gama, en el cuadro de la Riese & Müller Supercharger2 sorprenden los tirantes curvados, hechos así para permitir que la bicicleta pueda montar de serie la parrilla portaequipajes trasera. Esta admite una carga máxima de 27 kilos, por lo que se puede llevar a un niño, por ejemplo, en su silla reglamentaria.  Además de por su color mostaza mate (Curry Matt, según Riese & Müller), el cuadro destaca por su robustez, dejando a la vista soldaduras en los puntos de unión. 

Permite una postura muy erguida y con una distancia entre ejes larga para brindar una mayor estabilidad.

En este sentido, hay que remarcar que la fornida potencia de aluminio de la Supercharger2 es ajustable, por lo que su inclinación se puede variar para dotarla de una postura más erguida o algo más baja.

Provista de ruedas de 27,5”, la Supercharger2 que probamos incluye el kit GX, que monta unas cubiertas de montaña Schwalbe Rock Razor, pedales planos y puños ergonómicos con acoples.

Motor y baterías

Perfectamente integrado en el cuadro de la Riese & Müller Supercharger2 se aloja el motor Bosch Performance Line CX de cuarta generación. Potente, responsable de una sensación de pedaleo natural y muy silencioso, solo se deja oír al circular en modo Turbo. 

Una de las lindezas de la Supercharger2 es que su motor está alimentado por la DualBattery Technology de la marca. Esto significa que la Supercharger2 combina dos baterías Bosch de 625 Wh, lo que da como resultado una alimentación de 1250 Wh. ¿Qué implica eso? Que esta es una bici pensada para pedalear horas y horas sin preocuparse de recargar.

De hecho, en nuestro test nos propusimos agotar la batería, derrotar a la DualBattery Technology, vencer a la bici. Pero hemos fallado. Una y otra vez. No hemos podido. Hemos sido muy tenaces, casi obstinados, en el hecho de querer subyugar a la máquina, que en todo momento ha derrotado nuestras maquiavélicas intenciones, acompañándonos a nuestro destino con aplomo y comodidad. Y con una autonomía que supera holgadamente las tres cifras, incluso circulando en modo eMTB y Turbo.

Las miradas de incredulidad que la Supercharger2 generó en las distintas grupetas que rebasamos eran dignas de mención. No en vano, esta no es en absoluto una bicicleta enfocada al rendimiento, pero si quieres ir deprisa, con ella también puedes.

Un montaje top

No hay duda de que para conseguir esa fiabilidad y practicidad de la que tanto hace gala Riese & Müller, la elección del montaje debe ser precisa. Lo es, muy selecta. En la Supercharger2 todo está pensado hasta el último detalle. Si empezamos por el cockpit, sobre el manillar Riese & Müller de aluminio, ancho y con una ligera curvatura hacia atrás que lo hace más cómodo, encontramos un timbre. En cuanto a los puños, se opta por unos ergonómicos Ergon GP3, que ofrecen mucha comodidad en la palma de la mano. 

En cuanto a la amortiguación, la Supercharger2 dispone de una horquilla SR Suntour Aion, de 100 mm de recorrido, que permite un bloqueo rápido.

Además, su tija de sillín, una Cane Creek Thudbuster ST, ofrece 50 mm de absorción. A pesar de ser una bici de aluminio sin suspensión trasera, esta tija le proporciona una comodidad y una absorción de vibraciones (sobre todo cuando rodamos por pistas o sobre adoquines) que hace que su conducción sea todavía más placentera. Un detalle que, combinado con el comodísimo sillín Selle Royal 3D Skin Gel, con un acolchado mayúsculo, logra que el paso del tiempo apenas haga mella en nuestro cuerpo en forma de fatiga.

La Riese & Müller Supercharger2 se ofrece con distintos montajes. Nosotros hemos probado la versión con cambio Rohloff electrónico de 14 velocidades, que ya conocíamos de la Riese & Müller Superdelite Mountain y de la e-cargo bike Load 60. Por su amplio rango, precisión, fiabilidad y escaso mantenimiento, nos parece una opción ideal para una bici con aspiraciones de aventura como la Supercharger2.

Finalmente, anclado en el portaequipajes trasero, esta Supercharger2 lleva un candado Abus opcional, la guinda del pastel para que los amigos de lo ajeno no se la lleven.


Conducción
Motor
Control de pantalla
Rendimiento
Calidad/Precio